El Kanji, su utilidad y función

Si recién estás empezando a aprender japonés, y ya conoces más o menos como funciona la escritura de este idioma, quizás te preguntes en algún momento por qué son tan necesarias estas letras complicadas conocidas como “Kanji“. En esta entrada quiero responder de manera muy sencilla a esta duda frecuente, contándote varios motivos por los que estos caracteres son tan importantes para el idioma.

Foto: Vicent Camacho on Unsplash

Primero que todo ¿Qué es el Kanji?

Para empezar, el kanji es uno de los tres sistemas de escritura que se usan para escribir en japonés. Este sistema tiene su origen en China, y fue llevado a Japón hace cientos de años, cuando el japonés era solo un idioma hablado. Seguramente los habrás visto en muchos lugares.

Son esas letras que tienen muchas “rayitas” y parecen dibujos. Esos son los famosos kanjis, y en el japonés se usan principalmente para expresar palabras y conceptos.

Foto: Niketh Vellanki on Unsplash

Y como te mencioné antes, antiguamente el idioma japonés era una lengua hablada, ya que no tenía ningún sistema de escritura. Cuando Japón y China comenzaron a tener sus primeros diálogos e intercambios, los chinos les mostraron estas letras a los escribas japoneses a través de sellos y cartas, y estos las trajeron a Japón.

Más tarde el idioma japonés comenzó a escribirse totalmente con estas letras. Y mucho después hicieron algunas modificaciones, y basándose en los kanjis se crearon los otros dos silabarios que utilizamos actualmente en conjunto.

Foto: Fred Rivett on Unsplash

Con el pasar de las épocas el gobierno japonés empezó a hacer una selección de estas letras (porque eran realmente muchísimas) y se quedaron con tres mil kanjis para su idioma.

Hay muchos más obviamente, si tendríamos que contarlos a todos serían como diez mil. Pero tan solo se usan aproximadamente tres mil para la vida diaria.

¿Qué tiene de bueno el Kanji?

Y aquí la pregunta frecuente. La respuesta es sencilla, el kanji hace que el idioma sea legible, y que tenga el equilibrio necesario. En el idioma japonés hay muchas palabras homófonas, es decir, hay palabras que se pronuncian igual pero tienen distintos significados.

Y gracias al kanji podemos diferenciarlas muy fácilmente. Un ejemplo de esto puede ser la palabra “Hashi”. Esta palabra puede significar “Puente”, “borde” o “palillos”. ¿Y cómo hacemos para diferenciarlas? ¡Gracias al Kanji! Las palabras se pronuncian igual, pero el caracter con el que se las escribe es distinto.

Foto: Nicole YC on Unsplash

Otra cosa buena del Kanji es que estas letras son literalmente como imágenes. Un japonés ve un Kanji, y rápidamente comprende el significado. Por eso es que leen tan rápido.

Esto sucede porque los kanjis son como dibujos o imágenes que al verlas nos transmiten fácilmente su significado, o el significado de la palabra que compone.

A veces, aparecen palabras complejas que ni los japoneses saben leer, pero tan solo mirando los caracteres comprenden rápidamente de que se trata la palabra.

Foto: feliperizo.co | heart made on Unsplash

Como por ejemplo la palabra “Hipertensión”; los kanjis que la componen son 高 (Alta) + 血 (sangre) + 圧 (presión). Al ver estos kanjis, los japoneses pueden deducir e interpretar en un instante que se trata de “Alta presión sanguínea” (高血圧).

Todos los kanjis se crearon y evolucionaron en base a dibujos, y sus trazos no están formados de casualidad. Son perfectas imágenes que transmiten su significado al instante.

Por otra parte, el kanji resume y acorta los textos. Hay palabras larguísimas que al escribirlas con kanji te ahorras como unos 5 caracteres más.

Si no hubiera kanjis, primero que todo, los textos no transmitirían ningún significado. Sería muy laborioso leer todo en hiragana y katakana, y además todo sería más largo de lo normal y quedaríamos con un tremendo dolor de ojos. En otras palabras, el balance y la legibilidad se perdería por completo.

Y esto no solo te lo digo yo, lo he escuchado de los mismos japoneses: sin kanji la lectura sería una masacre visual.

Foto: Shoichiro Kono on Unsplash

Y por último, los kanjis crean espacios. Si ya estás estudiando japonés, seguramente sabrás que en el idioma japonés no hay espacios.

Se escribe todo junto. Pero no hay problema, porque ese balance también lo proporciona el kanji. Gracias a estos caracteres las palabras se diferencian, y le dan ese “equilibrio” al texto haciendo que no sean necesarios los espacios.

En otras palabras, el kanji hace todo el trabajo duro en los textos. Es el responsable de la legibilidad.

Foto: Robin Benzrihem on Unsplash

Así que ya sabes, en el idioma japonés todo tiene un porqué, y el kanji está ahí y siempre estará porque es realmente necesario.

Puede que para nosotros sea difícil al principio, incluso puede que te tome un tiempo familiarizarte con ellos, pero te seguramente en unos años, cuando ya hayas aprendido bastantes kanjis, notarás lo interesantes y divertidos que son, y te darás cuenta de la importancia que tienen para el idioma.

 

¿Estás estudiando kanji? ¿Como ha sido tu experiencia con el estudio de estos ideogramas?

 

 

Artículo publicado originalmente el  26 de septiembre de 2015. Última actualización: 13 de mayo de 2019.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 ideas sobre “El Kanji, su utilidad y función”