Oiran, las cortesanas japonesas

Las Oiran (花魁) eran cortesanas japonesas de gran nivel en Japón, que trabajaban en los burdeles de los “Barrios de placer” durante el periodo Edo. Eran grandes conocedoras de la ceremonia del té, la poesía, la caligrafía y la música. Debido a esto, no solo ejercían la prostitución, si no que también podían trabajar como simples acompañantes o animadoras en los ambientes de la alta clase.

 

Oiran (Cortesana japonesa) - Foto de: Doronko ENLACES
Oiran (Cortesana japonesa) – Foto de: Doronko

El nivel jerárquico de estas cortesanas era muy alto, y por ello sus servicios eran excesivamente costosos. Las oiran tenían toda una servidumbre a su lado y eran muy respetadas por su riqueza y sus conocimientos en las artes tradicionales. Y por supuesto, sus clientes casi siempre eran personas distinguidas por su rango social.

Las Oiran tenían varias categorías, las cuales diferenciaban a las más cultas, bellas y “Sabias” como las “Tayū” (太夫), de las más jóvenes o aprendices como las “Yūjo” (遊女). Sin embargo, en el rango inicial estaban las Kamuro (禿). Eran niñas de unos 10 años de edad, y muchas de estas eran hijas de las mismas Oiran. Estas niñas eran sirvientas de las cortesanas, y las escoltaban casi todo el tiempo, ayudando en todo lo que necesitaban. Se puede ver una escena en donde aparecen las kamuro junto a una Oiran en la película de Gohatto Taboo.

Kamuro - Foto de: Doronko
Kamuro – Foto de: Doronko

No hay que confundir a las oiran con las geishas. Si bien la vestimenta de ambas nos puede resultar muy similar y podamos llegar a pensar que son lo mismo, no es así. Las Geishas no se dedicaban a la prostitución, si no que en realidad eran simplemente artistas cultas que entretenían a sus clientes con sus conocimientos en la música y la danza. Aún así, es más que fácil confundirlas a menos que conozcamos ciertos detalles que diferencian a las oiran de las geishas. Primero que todo, las oiran utilizaban muchos adornos en su cabello, y algunos de estos eran bastante grandes y con formas complejas. También usaban un calzado con plataformas muy altas y a diferencia de las geishas, no usaban tabi (calcetines). Otro detalle es que las oiran llevaban el obi (cinturón) atado por delante, para así poder desvestirse con más facilidad a la hora de dar sus servicios.

Hoy en día las Oiran son representadas en desfiles o festivales de época, como el Bunsui Sakura Matsuri Oiran Dōchū de Niigata, entre otros, así como también en películas y en muchas obras de teatro Kabuki.

¿Que opinas de las Oiran?

Si te gustó el artículo compártelo en tus redes sociales favoritas. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *