Mujin hanbai: tiendas atendidas por sus propios clientes

En las zonas más rurales de Japón e incluso en ciertas ciudades, existen tiendas llamadas “Mujin Hanbai” (無人販売) lo cual significa “Venta sin personas”. Y tal como lo indica su nombre, en estas tiendas solitarias la gente se atiende a si misma eligiendo los productos y dejando el pago en una pequeña caja de madera o metal que está ubicada bien a la vista.

Tiendas solitarias en Japón – Foto: Ken

Las Mujin Hanbai son pequeñas tiendas solitarias manejadas generalmente por los agricultores, por lo tanto en la mayoría de los casos se pueden encontrar cerca de los campos de cultivo. En estas venden mayormente frutas y verduras. Todo lo que no pudieron vender en el mercado, lo colocan en estas pequeñas tiendas para que se venda solo.

Foto: Tamago Moffle

Seguramente al leer esto te puedes llegar a preguntar si nadie intenta robar los productos o el dinero. La realidad es que siendo así, las mismas no podrían funcionar, por lo que la respuesta es no. Igualmente (solo por mera precaución) algunos comerciantes eligen dejar una caja de metal tipo alcancía para que la gente meta las monedas por una ranura.

El sistema es sencillo: la gente mira los productos, se fija el precio, toma lo que necesita, cuenta el dinero exacto y lo introduce en una caja. Al término del día el agricultor regresa contento al lugar para recoger sus ganancias.

Y ahora te preguntarás ¿La gente pone el dinero exacto? ¿Hacen una compra realmente honesta? la respuesta es si, si y si. Para un japonés sería algo muy vergonzoso y poco prudente hacer lo contrario. Así que podríamos decir que estas tiendas literalmente atendidas por sus propios clientes son otro gran ejemplo de la honestidad de la sociedad japonesa.

¿Que te han parecido estas tiendas solitarias? ¿Crees que podrían funcionar en tu país?

8 comentarios


  1. Hola Natalia! Muchísimas gracias por leer! ^^ Me alegra mucho que te guste.

    Responder

  2. Es sorprendente como los japoneses pueden mantener estas tiendas gracias a su honestidad. 🙂
    Aquí sería impensable. Habría bastantes pérdidas.

    Hace poco leí un artículo sobre un panadero inglés que llevaba baggles a diferentes empresas para la hora del almuerzo. Lo trabajadores debían pagar en una caja, y al final de la jornada, el panadero regresaba a recojer las sobras y el dinero. Realmente, solo ganaba entre el 70 y el 80% del total, lo que nos demuestra que vivimos en una saciedad bastante egoísta y dehonesta.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *