Kakizome, la primera escritura del año

Cuando comienza el año nuevo, en Japón existe la costumbre de realizar la primera escritura del año o «Kakizome» (書初め). Se trata de una tradición que se realiza durante el 2 enero, y consiste en escribir con pincel y tinta alguna frase o palabra que tenga un significado positivo.

Photo by: Niketh Vellanki on Unsplash

El kakizome es una tradición bastante antigua que se viene realizando desde los tiempos del lejano periodo Edo. Surgió a partir de otra antigua costumbre de escribir poemas preparando la tinta con las primeras aguas que extraían del pozo en año nuevo.

A la hora de realizar estas escrituras, lo hacían apuntando hacia una dirección oportuna, también llamada «La dirección de la suerte» (Ehoo 恵方). Se trata de un punto cardinal auspicioso que deciden los astrólogos japoneses, y el cual varía según cada año.

Photo by: OIST on Flickr / CC BY

La costumbre del Kakizome está ligada al arte de la caligrafía japonesa, una disciplina tradicional muy arraigada en la cultura de Japón.

Generalmente lo que se escribe durante el kakizome son kanjis o palabras que contengan mensajes positivos relacionados con la felicidad o el bienestar. También se suelen escribir deseos para el año que comienza. Muchos niños y adultos participan en eventos y concursos donde junto a otras personas hacen su primera caligrafía del año.

Illustration by: Irasutoya

También muchos calígrafos profesionales participan en este tipo de eventos. Uno de los más importantes y conocidos se realiza en el gran estadio Nippon Budōkan , donde participan calígrafos y practicantes de todas las edades. En las escuelas también se lleva a cabo esta tradición tanto por los alumnos como por los maestros.

Finalmente a mediados de enero, en un evento conocido como Dondoyaki (どんど焼き), existe también la costumbre de quemar las caligrafías, ya que los japoneses consideran que tanto los amuletos como las caligrafías del kakizome son objetos sagrados, y por lo tanto no es correcto tirarlos a la basura, sino que cuando ya no se usan más deben quemarse apropiadamente por sacerdotes en eventos especiales o santuarios.

¿Que te ha parecido esta tradición?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.