Ofuda, el amuleto del hogar en Japón

Como ya muchos sabrán, Japón es un país donde los amuletos de la suerte gozan de gran popularidad entre la gente de todas las edades, y cada uno de estos se usan para distintos objetivos. En esta oportunidad quiero contarte acerca del “Ofuda“, un amuleto muy especial que se usa exclusivamente en los hogares con el fin de proteger a la familia, ahuyentando los problemas y las malas energías.

Ofuda – Foto: Tokyofoodcast

El Ofuda (お札) es un amuleto o talismán que se vende en los santuarios y templos de Japón, donde la gente los compra cada año para colocarlos en alguna parte de la casa y así alejar la mala suerte. Cada ofuda viene con una oración escrita, o con el nombre de la deidad central del santuario. Se hacen generalmente de papel, madera o metal.

Ofuda del templo Sensō-ji – Foto: Tosa muu

Una vez comprado el amuleto ofuda, se tiene que colocar en alguna parte de la casa. Sí bien cada cual lo puede poner donde más lo crea oportuno, en los santuarios recomiendan que se coloque en un lugar limpio. En la mayoría de los hogares la gente suele colocarlos en el techo, en las puertas, en la cocina o en un pequeño altar. Los más supersticiosos consultan en el santuario cuál es la dirección indicada para colocarlos y así evitar al máximo la mala suerte.

Foto: Masafumi Iwai

Al igual que cualquier otro amuleto, el ofuda se tiene que renovar a fin de año, comprando uno nuevo y desechando el viejo. Pero como los amuletos son objetos sagrados, no se los puede tirar a la basura como si fueran cualquier otra cosa, sino que deben llevarlo al santuario para que lo quemen en una ceremonia especial.

Ceremonia de quema de amuletos – Foto: Chiyo Fushi

Siempre es muy interesante conocer los distintos tipos de amuletos que se usan en Japón. Cada uno tiene un uso y un enfoque distinto, y en el caso del ofuda, este tiene uno de los propósitos más importantes para la gente: cuidar del hogar y la  familia.

¿Que te ha parecido este amuleto?

Lee también: Daruma, el amuleto de la motivación

4 comentarios


  1. Que interesante, lastima que toque renovarlos cada año. A que se debe eso? por tradición? o por el interés de vender cada año mas amuletos? no es critica, es curiosidad ^_^

    Responder

    1. Hola Ruben! jaja, Ese punto de vista también es interesante, pero el tema de renovarlos cada año siempre se ha hecho por tradición. 😛

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *