Miko, las sacerdotisas japonesas

En los santuarios shintoístas de Japón trabajan unas jóvenes sacerdotisas conocidas como Miko (巫女), quienes se encargan de asistir a los sacerdotes en los rituales, vender amuletos, y colaborar en el mantenimiento del lugar. Estas jóvenes ayudantes proceden en la mayoría de los casos de familias de sacerdotes, y su trabajo se viene llevando cabo desde hace cientos de años.

Sacerdotisas Miko – Foto: Chris Gladis / CC BY-ND

Las Miko comenzaron a verse en los santarios a finales del periodo Heian, dedicándose a ayudar en rituales u otros deberes religiosos. Principalmente servían como chamanes, y eran convocadas particularmente para realizar adivinaciones o plegarías. Hoy en día su labor se centra principalmente dentro de los santuarios, dedicándose exclusivamente a vender amuletos o tablillas de la suerte, participar en danzas religiosas y ayudar en los rituales de las bodas tradicionales entre otras ceremonias.

Venta de amuletos, una de las tareas que llevan a cabo las Miko – Foto: Kanko* / CC BY

Es muy sencillo identificar a una Miko por su vestimenta, la cual se compone por un pantalón Hakama rojo y una chaqueta (Haori) de color blanco, ya que en la religión shintoísta este color representa la pureza. Por otra parte, también es común ver que usan distintos adornos en el cabello y algunas cintas de color rojo.

Ilustración de una Miko

Se dice que las Miko solo pueden trabajar hasta los 30 años como máximo, y solo aquellas que estén bien capacitadas pueden seguir colaborando en otras áreas del santuario.

Y como te mencioné antes, la mayoría de estas ayudantes proceden de familias de sacerdotes, lo cual es una ventaja debido a que ingresan con un poco más de conocimiento sobre como funcionan los santuarios y los ritos de la religión misma.

¿Que opinas de las Miko?

Lee también: 10 Curiosidades sobre el teatro Kabuki

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 ideas sobre “Miko, las sacerdotisas japonesas”