Kemari, el antiguo fútbol japonés

¿Te imaginas a la gente del antiguo Japón jugando al fútbol? Aunque parezca increíble, así lo fue. Hace más de mil años atrás en Japón se desarrolló un juego de pelota llamado “Kemari”, que fue muy popular especialmente durante el periodo Heian (794-1185), convirtiéndose en uno de los juegos favoritos de la realeza. Algunos creen que este podría ser uno de los precursores primitivos del fútbol actual.

Kemari – Foto: Eiji Masuda

Hace mil cuatrocientos años atrás, Japón estaba recibiendo muchas influencias culturales y religiosas por parte de China. Entre ese fuerte intercambio cultural también llegó a Japón un deporte de pelota chino ya extinto que era conocido como “Cuju”. Este deporte inspiró a los japoneses de aquellos tiempos para crear su propio juego de pelota con sus propias reglas, al que llamaron “Kemari” (蹴鞠), cuyos ideogramas significan “Patada-pelota“.

Partido de Kemari en Kioto – Foto: Chie Gondo

El Kemari es un juego no competitivo, de puro entretenimiento en donde no hay necesariamente ganadores ni perdedores. En el Japón del periodo Heian este juego se volvió muy popular entre la nobleza, por lo que rápidamente llegó a ser un tipo de entretenimiento infaltable incluso en los banquetes y celebraciones de la Corte Imperial. ¡Hasta lo han llegado a jugar los emperadores!

Las reglas del Kemari

El Kemari se puede jugar como mínimo con 4 personas, aunque normalmente los equipos pueden tener de 6 a 8 jugadores. El objetivo del juego es mantener la pelota en el aire pateándola y haciendo pases entre los jugadores. Cada jugador puede patear la pelota tantas veces como quiera antes de pasársela a su compañero, pero jamás se la puede tocar con otras partes del cuerpo que no sean las piernas.

Foto: Chie Gondo

Este juego se hace generalmente en lugares sagrados como los santuarios, en espacios de unos 15 metros que suelen estar marcados por cuatro árboles (uno en cada esquina) que representan las estaciones del año. Estos árboles son: Cerezo, arce, pino y sauce. Aunque a veces simplemente ponen cuatro árboles de bambú. A la hora de jugar, los participantes siempre visten un “Kariginu”, que es una ropa elegante que usaban los nobles en los tiempos del periodo Heian. La pelota del Kemari es un poco más pequeña que la del futbol actual. Tradicionalmente se hacen con piel de venado y rellenas con aserrín.

El Kemari en la actualidad

Incluso en nuestros días el Kemari sigue jugándose de la misma manera en que lo hacían en la antigüedad. El juego incluso está protegido por una sociedad de preservación creada por la Casa Imperial en 1903. Hay varios eventos que se hacen en santuarios importantes, en donde la gente puede ir a ver como lo juegan y pasar un rato ameno.

Foto: Eiji Masuda

En especial hay dos eventos realmente importantes. Uno de ellos es el “Kemari hajime” del santuario Shimogamo de Kioto. Este evento se hace durante los primeros días de enero, y por lo tanto se lo considera como el primer partido del año. Más tarde se celebra el “Kemari Matsuri” en el santuario Tanzan de la prefectura de Nara. Este se celebra dos veces al año; en primavera y otoño.

Como podrás ver, el Kemari es un juego entretenido, sencillo y sin reglas complicadas. Su antigüedad es lo que llama la atención a la gente, ya que ir a ver un partido de estos es echar un vistazo al pasado para ver cómo se divertía la aristocracia japonesa en tiempos realmente lejanos. Sin duda es otro gran patrimonio cultural.

¿Te gustaría ir a ver un partido de Kemari?

3 comentarios


  1. すごい!este tipo de curiosidades de Japón me encantan. 😀

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *