Rakugo, la gracia de la tradición

Rakugo (落語) es una forma tradicional de entretenimiento basada en monólogos, chistes y largos cuentos en relación al antiguo Japón. Las obras son representadas por un narrador o “Rakugoka”, quien suele sentarse en seiza (sentado de rodillas) sobre un almohadón frente al público y cuenta estas historias mientras va interpretando a los personajes y los distintos sucesos humorísticos.

Foto: Yuya Tamai en Flickr / CC BY

El Rakugoka es un artísta multifacético, que sabe cambiar la voz de acuerdo al personaje que esté interpretando, y hasta imita ciertos sonidos. Estos contadores de chistes en muchas ocasiones usan el dialecto que se usaba en la antigua ciudad de Edo (Actual Tokio), ya que es ahí donde este arte era realmente popular.

Rakugoka – Ilustración: いらすとや

Como muchas de las artes escénicas de Japón que conocemos, el Rakugo también comenzó siendo un arte interpretado solo para las clases altas. Lo fueron desarrollando los monjes budistas y poco a poco fue ganando demanda por parte de los señores feudales, quienes lo adoptaron como una de sus formas de entretenimiento exclusivas.

Durante el periodo Edo este arte de los monólogos se extendió también hacia los plebeyos, y gracias a esto empezaron a surgir más artistas y compositores de obras. De esta forma el rakugo fue tomando la forma en la que lo conocemos hoy, y se hizo un buen lugar entre las artes escénicas tradicionales de mayor popularidad en Japón.

¿Que te ha parecido el Rakugo?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Rakugo, la gracia de la tradición”