Los 6 errores más comunes al estudiar japonés

Cuando comenzamos a estudiar japonés, es muy normal que cometamos pequeños errores que nos hacen perder un poco en el camino y no nos ayudan a aprender adecuadamente. Así que para ayudarte a conocerlos y así poder aprender de una forma más amena, en esta entrada te cuento cuales son esos errores más comunes en los primeros años de estudio del japonés y como hacer para solucionarlos. 😀

Foto: @plqml | @feliperizo.co on Unsplash

1- Estudiar usando alfabeto latino (Rōmaji)

Se le llama “Rōmaji” a la escritura del idioma japonés en alfabeto latino, es decir usando las 26 letras de nuestro abecedario.

Un error muy común que podemos llegar a cometer al empezar a estudiar japonés, es hacerlo usando esta forma de escribir.

Escribir y leer japonés usando nuestras letras romanas es algo que muchos estudiantes hacen al principio, y de hecho no está mal.

El error está en acostumbrase a usar solamente esta manera de escribir, sin aprender los sistemas de escritura que realmente usamos para escribir textos en japonés.

¿Y por qué es un error acostumbrarse a escribir todo en alfabeto latino? Muy simple: porque esto no nos ayuda a aprender la correcta pronunciación del japonés.

Imagínate a esos estudiantes japoneses que estudian español. ¿Crees que ellos lograrían un buen dominio de nuestro idioma si escribieran todo con sus propios silabarios? ¡Pues no! Y lo mismo pasa con el japonés. 🙂

El Rōmaji no es japonés de verdad, es simplemente una forma de transcribir sus sonidos usando nuestro abecedario.

Es por eso que en la mayoría de cursos de japonés ya sean de particulares o de academias, lo primero que enseñan a los estudiantes es a leer y escribir con los silabarios japoneses (hiragana y katakana), y a partir de eso comienzan a ver poco a poco la parte gramatical del idioma.

Así que ya sabes, aprender japonés usando Rōmaji puede resultarte cómodo si eres principiante, pero no es una buena idea acostumbrarte a usar este método por demasiado tiempo. Lo mejor es intentar poco a poco aprender los silabarios japoneses, comenzando por el hiragana y luego siguiendo con el katakana. 😉

2- No respetar el orden de trazos

Las letras que usamos para escribir en japonés (kanas y kanjis) tienen un orden de trazos que es necesario respetar para que estos sean más fáciles de escribir.

Un error muy común en los estudiantes (especialmente los autodidactas) que recién empiezan a aprender japonés es que escriben los trazos de estos caracteres en cualquier orden.

Orden de trazos del Hiragana あ (A)

No es algo para preocuparse, pero si no ponemos atención en aprender el orden de trazos de estas letras, esto puede hacer que escritura se nos haga un poco dificultosa, o que las letras no queden bien escritas y por lo tanto que no se entiendan.

El orden de trazos está pensado para que las letras sean más fáciles de escribir. Además, si respetamos estas pequeñas reglas de escritura, no solo podremos escribir mejor estos caracteres, sino que los podremos memorizar mejor.

Piénsalo de la siguiente manera, si escribimos cada trazo en el orden que se nos plazca, los caracteres nunca tendrán sentido o forma definida para nosotros.

Pero si respetamos el orden de trazos, esa letra adquiere más identidad y por lo tanto es más fácil de memorizar. 😉

Foto: Niketh Vellanki on Unsplash.

¿Cómo aprendo el orden de escritura?

A continuación te dejo unos archivos PDF donde se puede ver el orden de trazos de cada sílaba del Hiragana y Katakana. 🙂

➡️ Orden de trazos del Hiragana

➡️ Orden de trazos del Katakana

Orden de trazos de los kanjis

En el caso de los kanjis, puedes buscar su orden de trazos en algún diccionario online.

Existe un diccionario online bastante intuitivo que se llama Yamasa Online Kanji Dictionary.

En esta web simplemente copias y pegas el kanji en la barra de búsqueda (donde dice Enter kanji character or japanese word) y al darle click a “Buscar” te saldrá una animación de su correspondiente orden de trazos.

3- No complementar el estudio

Otro de esos errores típicos al estudiar japonés es quedarnos con lo que aprendemos de un solo libro, y no complementar ese conocimiento con otras herramientas de estudio.

Hoy en día gracias a la tecnología es muy fácil encontrar recursos que ayudan a seguir aprendiendo un poco más, y a darle un toque más entretenido a las horas de estudio.

Foto: Robby McCullough on Unsplash

¿Y cuales son esos recursos? Todo aquello de lo que nos guste aprender. Por ejemplo, ver películas en japonés, leer noticias en japonés, libros, manga, escuchar música, podcast, o bien reforzar lo que aprendemos de nuestro manual con distintos sitios web o aplicaciones.

Por ejemplo, otro recurso muy recomendable es la página “El Reto de Erin“. Este sitio web contiene breves pero útiles lecciones en vídeo, ejercicios y en definitiva mucha información valiosa para quienes están empezando a estudiar la gramática del idioma.

Lo mejor de esta página es que en sus lecciones se usa un japonés natural, y contiene juegos y explicaciones culturales muy interesantes para al mismo tiempo aprender más sobre la cultura de Japón.

Este es solo un ejemplo entre tantos recursos que hay para complementar tu estudio. Elije y busca por tu propia cuenta aquellos recursos o herramientas de estudio que más te gusten y te ayuden a avanzar en los temas que estás aprendiendo actualmente.

Por ejemplo, si actualmente estás aprendiendo los silabarios Hiragana y Katakana, lo que puedes hacer es a la vez usar alguna aplicación para el celular en donde puedas practicar estas letras con juegos de memorización.

O si acabas de aprenderlos por completo, puedes comenzar a practicar poco a poco lectura, leyendo artículos en un japonés sencillo para principiantes.

En resumen, todo libro, página web o hobbie que nos ayude a aprender un poquito más de japonés es un buen recurso para complementar nuestro estudio. 🙂

4- No repasar de vez en cuando

Un gran error que cometen incluso los estudiantes más avanzados. Solo por el hecho de manejar un nivel de japonés más alto es normal que algunos piensen que no necesitan repasar los contenidos más básicos, pero no es así.

Hay muchas cosas que a veces no nos quedan demasiado claras y es necesario pasar el ojo por lecciones viejas para refrescar y consolidar esos contenidos, o para entenderlos mejor, desde una perspectiva más desarrollada.

Foto: Hiroaki Maeda on Flickr

Suele pasar, y es muy normal que no recuerdes por ejemplo ciertos contadores, ciertas reglas gramaticales, vocabulario de un tema específico o cualquier otro contenido que estudiaste hace mucho tiempo atrás, y por no haber repasado lo suficiente te encuentras con dudas cuando necesitas ponerlo en práctica.

Es por eso que es importante poner atención a esas cosas que no tenemos aún muy claras y volver a estudiarlas de forma concreta las veces que sea necesario, para así lograr un buen dominio de esos temas.

Si estudias con un profesor o tutor, nunca es mala idea comentarle cuales son aquellos puntos que no te quedan del todo claros y deseas repasar.

Si en cambio estudias de forma autodidacta, lo que puedes hacer es identificar aquellos temas que no te han quedado del todo claros, y volver a repasar los manuales o recursos que usaste en el pasado para aprenderlos.

Repasar de vez en cuando nunca está de más, ya que es una gran manera de reforzar y mejorar aún más tu japonés. 🙂

5- No practicar conversación

Otro de esos errores que cometemos en los primeros años de estudio del idioma, es no practicar conversación en japonés aunque sea de vez en en cuando.

Tener vergüenza o miedo a hablar en un idioma extranjero es algo completamente normal. Sin embargo, si hablamos el idioma regularmente con amigos o compañeros de estudio, podemos poco a poco vencer ese miedo y mejorar nuestra habilidad de hablar el japonés.

A todos nos habrá sucedido al principio. Estudiamos por un buen tiempo, ya manejamos el vocabulario suficiente para entablar al menos una charla sencilla, pero pero cuando llega la hora de conversar con un hablante nativo terminamos titubeando y respondiendo con frases sencillas y sin expresar demasiadas ideas.

Esto le pasa a todos al principio. Todos tuvimos miedo o vergüenza de decir algo mal o de no hacernos entender. Pero es bueno que sepas que este miedo no nos sirve para nada. Estás aprendiendo japonés, un idioma muy distinto al tuyo. Es totalmente normal que te equivoques. 🙂

No debemos esperar desde el inicio decir todo correcto sin equivocarnos en nada, porque esto solo nos generaría estrés y ni siquiera disfrutaríamos de las conversaciones.

Si lo dices bien, excelente, y si no, ya la próxima lo harás mejor. Simplemente disfruta de hablar en japonés. Con el tiempo irás perfeccionándote y hablarás mucho mejor. 😉

Si te interesa este tema, te recomiendo leer la entrada Aprendiendo japonés, la importancia de animarse a hablar, en la cual te cuento de algunos sencillos tips para comenzar a mejorar nuestras habilidades conversacionales en japonés.

6- Memorizar vocabulario con listas

Otro pequeño error que podemos llegar a cometer a menudo al estudiar japonés es intentar memorizar mucho vocabulario haciendo largas listas de palabras en un papel. El método no tienen nada de malo en sí, pero en realidad es mucho mejor aprender vocabulario en menores cantidades y dándole un uso más práctico.

Foto: picjumbo.com on Pexels

Es decir que, si quieres aprender nuevas palabras o expresiones, lo mejor es por ejemplo inventar oraciones que contengan este vocabulario escribiéndolas en un papel. De esta manera le encontramos un uso práctico a la palabra y la memorizamos sin tanto esfuerzo.

Por otra parte, usar el vocabulario aprendido en las prácticas de conversación es otra buena idea para memorizar mejor esas nuevas expresiones. Leer textos que contengan ese nuevo vocabulario también es otra buena manera de incorporarlo y entender mucho mejor sus usos y significados.

Conclusión

Y estos fueron 6 de esos errores más comunes al aprender japonés. Como verás, son simplemente pequeñas equivocaciones que todo estudiante de japonés puede llegar cometer especialmente en los primeros años de estudio. 😉

Espero que toda esta información les sea de utilidad para seguir avanzando en el aprendizaje de este maravillo idioma, y por sobre todas las cosas para poder estudiar de una forma mucho más amena.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *