Tanabata matsuri (七夕)

Tanabata matsuri es una de las festividades japonesas más importantes, y se celebra cada año durante 7 de julio. El origen del Tanabata viene de una antigua leyenda china, y en esta fecha la gente escribe deseos personales en forma de poemas en papel tanzaku y posteriormente los cuelgan en arboles de bambú. A la vez realizan desfiles y utilizan yukata a la hora de disfrutar de las atracciones que se van realizando en las distintas ciudades durante la fecha.

Deseos colgados en un arbol – Foto de: Fabio S2

 La leyenda que le dio origen al Tanabata trata sobre una doncella llamada Orihime, hija de el rey del cielo Tenkou, que vivía al este de la vía láctea (amanogawa), y siempre se encontraba tejiendo hermosos atuendos. Tenkou adoraba las ropas que tejía Orihime, por ese motivo ella se esforzaba mucho. Pero a pesar de estar contenta con su labor haciendo feliz a su padre, se ponía triste con tan solo pensar que con ese estilo de vida (trabajando todo el tiempo) no podría conocer a nadie y menos enamorarse. Su padre, Tenkou, sintiendo lastima por ella, decidió hacer algo para que Orihime conociera a un muchacho; Hikoboshi, quien trabajaba como pastor al otro lado del río Amanogawa. Hikoboshi era el mejor de los pastores, así que, al igual que Orihime, no tenía tiempo para conocer a nadie. Cuando ambos se vieron por primera vez, se enamoraron a primera vista y al poco tiempo se casaron. Pero al estar tan enamorados y felices comenzaron a descuidar sus responsabilidades.

Orihime ya no tejía esos hermosos atuendos para su padre y Hikoboshi ya no cuidaba a su rebaño. Tenkou muy furioso decidió separarlos y dejar a cada uno del otro lado del río prohibiendo que vuelvan a verse. Orihime llena de tristeza, suplicó a su padre que la deje ver a su esposo. Tenkou sintiendo mucha lastima por su hija, acepto su pedido y decidió que se encuentren el séptimo día del séptimo mes. Al llegar el día, ambos se dieron cuenta de que no había forma de cruzar el río para verse. Orihime lloró tanto que una bandada de urracas sintieron pena por su situación y prometieron crean un puente con sus alas para que la doncella pueda encontrarse con su esposo. Y así cada año las urracas forman un puente para ellos, pero si llegará a llover, las aves no podrían llegar, y ellos tendrían que esperar al próximo año.

Foto de: FlutterbyNessa

La leyenda representa a las estrellas Altair (Orihime) y Vega (Hikoboshi), que casi siempre coinciden con la fecha del Tanabata. Otro dato curioso es que a raiz de esta leyenda, durante la festividad muchas personas rezan para que esa noche no llueva, así Orihime y Hikoboshi puedan encontrarse nuevamente.
También existe una canción para el Tanabata, la cual suelen cantar una vez colgados los deseos en el árbol. Al finalizar la festividad los arreglos y las decoraciones con largas tiras de papel son puestas a flote en el rió.

3 comentarios


  1. Me gusta mucho esa leyenda (ya la conocia). Me encantaria mas que nada participar de esa festividad! Me haria realmente feliz!!
    Paola**

    Responder

  2. La primera vez que escuché de la leyenda de Orihime y Hikoboshi fue hace un buen tiempo, mirando la pelicula The Karate kid (La remake de Karate Kid).

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *