Ōsōji, la gran limpieza de fin de año

El Ōsōji es la gran limpieza de fin de año, una antigua tradición japonesa que se lleva a cabo en todos los hogares antes del 31 de diciembre, y consiste en limpiar la casa de rincón a rincón, dejando todo impecable y descartando las cosas viejas para recibir el año con una energía renovada.

Esta gran limpieza es uno de los tantos rituales que se hacen en Japón cuando está por terminar el año. No hay una fecha exacta para hacerlo, pero la mayoría de la gente intenta comenzar por lo menos una o dos semanas antes del 31 de diciembre. En los hogares, las oficinas, templos y hasta en las escuelas hacen una exhaustiva limpieza para quitar lo viejo y hacer lugar para el éxito y la prosperidad en el año entrante.

Foto: Kiuko

Durante el Ōsōji la gente la gente limpia sus casas al extremo, quitando todo tipo de polvillo y suciedad. En las empresas los mismos empleados junto a sus jefes también se encargan de dejar las salas y oficinas impecables para recibir el año nuevo. En las escuelas los estudiantes junto a sus profesores limpian cada rincón para dejar la escuela reluciente. En los templos y santuarios también hacen una gran limpieza y sacan al sol los tatami (esteras de bambú) para quitar todo rastro de humedad.

Limpieza de tatami – Foto: Tatsuo Yamashita

Además de hacer esta limpieza exhaustiva, durante los días en los que se lleva a cabo el Ōsōji algunas personas también se encargan de ordenar todas sus tareas pendientes, y de completarlas antes del 31. Por ejemplo, pagar deudas y concretar esos pequeños objetivos que tenían postergados. El significado de esta gran limpieza es recibir el año de la forma más impecable y ordenada posible, y deshacerse de las cosas viejas para hacerle lugar a todo lo nuevo que llegará en el año entrante. Es una forma de cambiar las energías y atraer la prosperidad y el éxito para las metas del próximo año.

Foto: Youhei Nitta

Si bien esta tradición es más antigua de lo que se cree, recién en el periodo Edo se comenzó a llevar a cabo una muy similar por toda la gente. En aquellas épocas del antiguo Japón, durante el 13 de diciembre todos hacían el “Susuharai“, un ritual muy parecido que consistía en quitar el hollín y el polvo de las casas, castillos y templos para darle la bienvenida a los dioses del año nuevo. Con el paso del tiempo ese ritual de sacudir el polvo y el hollín quedó limitado a los santuarios y templos, y la gente en sus casas comenzó a llevar a cabo esta exhaustiva limpieza de fin de año que hoy conocemos como Ōsōji.

¿Que opinas de esta tradición?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *