Ohaguro, la antigua moda de pintarse los dientes en Japón

Hace cientos de años atrás, en Japón la belleza era vista de otra manera. Entre las mujeres de las familias aristócratas se popularizaba una extraña moda, que consistía en pintarse los dientes de color negro. A esta antigua práctica se la conoce como “Ohaguro”, y a continuación te contaré de qué se trata.

Ohaguro – Por Utagawa Kunisada, vía Wikimedia Commons

Más o menos a mediados del periodo Heian (794-1185), se extendió entre las clases altas de Japón una moda que consistía en ennegrecerse los dientes con liquido llamado “Kanemizu”, hecho con limaduras de hierro en vinagre. Esto lo hacían frecuentemente las mujeres casadas, ya que se lo consideraba como un gran símbolo de belleza y madurez. El hecho de tener los dientes pintados de negro, marcaba la mayoría de edad de las mujeres de aquellos tiempos.

Foto de: Shimabara.Tayuu

Más tarde, en el periodo Edo (1603-1868) las mujeres de las familias samuráis, las geishas y hasta incluso las prostitutas de alto rango también acostumbraban a pintarse los dientes de negro casi a diario, para parecer más guapas y refinadas.

Foto de: Japanexperterna

En el antiguo Japón, cuando se veía a una mujer sonriendo con esos dientes oscuros, lo primero que se le venía la mente a los japoneses era “sumisión, refinamiento y adultez”. Al ver a una mujer con dientes negros ya se sabía que se trataba de una mujer casada o una dama de clase alta. Algunos samurais también han llegado a pintar sus dientes, ya que haciendo esto demostraban “lealtad y compromiso” hacia su señor o amo.

Geisha pintándose los dientes – Por Utagawa Kunisada, vía Wikimedia Commons

Pero la belleza no era el único motivo por el cual la práctica del Ohaguro era tan común en aquellos tiempos. Ya que también se hacía para proteger la salud dental y no tener caries. Al parecer esta mezcla que usaban las mujeres para pintarse los dientes también servía para mantener el buen estado de los mismos. Como ya sabemos, en el periodo Edo no existían los dentistas que tenemos hoy en día. Así que cualquier cosa que hacía bien a los dientes era bienvenida.

Pero finalmente llegó la era Meiji (1868-1912), época en la que Japón comenzaba a abrirse a las influencias de occidente. Los extranjeros occidentales que llegaron a Japón en aquellas épocas se horrorizaron al ver que las hermosas doncellas japonesas tenían los dientes completamente negros. Poco a poco con la llegada de la “visión de la belleza occidental” la costumbre del ohaguro se fue disolviendo.

Foto de: Japanexperterna

Hoy en día se puede ver esta costumbre en películas históricas, o procesiones de los festivales donde la gente va vestida con ropas del Japón antiguo. Los actores de teatro kabuki también suelen pintarse los dientes de esta manera cuando representan a las antiguas cortesanas de alto rango. En algunas ocasiones las geishas también lo hacen, especialmente en festividades tradicionales.

¿Qué te ha parecido esta antigua costumbre?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *