Obon, el festival de los antepasados

El obon (お盆) es una tradición religiosa muy importante, en la que se honra a las almas de los antepasados. Esta festividad de origen budista se viene celebrando en Japón desde hace más de 500 años, y hoy forma parte de las costumbres más significativas de la cultura japonesa.

 

El Obon suele durar tres días, y normalmente se celebra el 15 de agosto del calendario solar, aunque la fecha varía según la región. Durante estas fechas el primer ritual que se lleva a cabo es el “Mukaebon”. Durante el Mukaebon la gente limpia sus casas y aprovecha a visitar las tumbas de sus ancestros. También acostumbran a elaborar ofrendas para colocar en altares. Estas ofrendas se hacen en honor a los difuntos, ya que en Japón se cree que durante estas fechas las almas de sus ancestros vuelven a sus hogares de visita para reunirse con sus familias.

 

Ofrendas Shōryōma – Foto de: Katorisi, vía Wikimedia Commons
Es por eso que entre las ofrendas nunca faltan los vegetales, las bolas de arroz y el sake. Pero las dos cosas más importantes que se ponen en el altar son los pepinos y las berenjenas. A estos se les llama “Shōryōma” y tienen un significado muy interesante: ya que estos simbolizan a un caballo y a una vaca. Animales que utilizarán los difuntos para llegar a los hogares de sus familias. Con el pepino (el caballo) las almas pueden llegar rápido para comer el baquete y estar con sus seres queridos. Y con la berenjena (La vaca), podrán regresar lentamente al más allá cuando acabe la celebración. También acostumbran a prender fuegos en los jardines, para que las almas de los antepasados no se pierdan y puedan encontrar su hogar.

 

Foto de: Batholith, (Dominio Público) vía Wikimedia Commons
Entre los rituales que se hacen durante el Obon también está el Tōrō nagashi, que consiste en poner a flotar lámparas de papel en el rio, para guiar a los ancestros de vuelta. También está el “Okuribi”, una ceremonia emblemática en donde se forma un Kanji (como el de “grande”: ) con hogueras en las colinas para despedir a los ancestros. Este ritual es uno de los más populares en Kioto.

 

Okuribi – Foto de: Takeshi Kuboki
Por otra parte está el “Bon Odori”, donde la gente se reúne para bailar al compás de la música tradicional con el motivo de dar la bienvenida a las almas. Es una fiesta muy alegre en la que participa mucha gente luciendo sus yukata y bailando alrededor de una torre con tambores de Taiko.

 

Bon Odori – Foto de: 夫悧努 財弟
Si bien uno puede pensar que el Obon es una festividad triste, la realidad es que es todo lo contrario. Es una fecha muy esperada y cada ritual es realizado con mucha importancia y respeto. Pero sobre todo con buen humor, ya que es una festividad en la que la gente descansa para poder estar con su familia, volver a sus pueblos y pasar momentos amenos homenajeando a los ancestros.

 

¿Que te parece esta importante festividad japonesa?

 

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *