Bodas tradicionales en Japón

En Japón hay dos clases de bodas: la occidental y la shintoísta. Esta última representa la vieja usanza, ya que es la forma en la que se casan los japoneses desde la antigüedad. Estas bodas tradicionales tienen su gran atractivo, especialmente por la serie de rituales que tienes que seguir los novios durante la ceremonia. Veamos a continuación como es una boda japonesa tradicional.

Bodas tradicionales en Japón – Foto de: Mikael Leppä

Las bodas tradicionales se hacen bajo la religión shintoísta, es decir la religión nativa de Japón, por los tanto las ceremonias se hacen en las capillas de los santuarios shintoistas o “Jinja”. Las bodas siempre son coordinadas por un sacerdote que a la vez es asistido por algunas sacerdotisas Miko, y también participan músicos que se encargan de tocar música clásica tradicional durante la misma.

Sacerdote shintoísta – Foto de: Japanexperterna

En la boda la novia viste un kimono blanco llamado Shiromuku (白無垢), el cual representa la pureza. También cubre su cabeza con un gorro blanco llamado Tsuno Kakushi (角隠し), el cual tradicionalmente se usa para esconder los “cuernos de los celos” de la novia, y también para simbolizar fidelidad y compromiso. Por otra parte, el novio viste un kimono negro formal llamado Montsuki (紋付), el cual siempre suele estar decorado con su emblema familiar. Usa también unas medias tabi, calzado tradicional y un abanico.

Pareja de novios – Foto de: Japanexperterna

En la ceremonia religiosa van sólo los familiares cercanos de los novios, y la misma suele durar como máximo unos 30 minutos. Durante el comienzo de la ceremonia los novios intercambian sus anillos y leen sus votos matrimoniales. Luego llega el momento más importante, cuando beben sake (licor japonés) en tres cuencos llamados sakazuki (盃).

Al ritual de beber sake se lo llama “San san kudo“. Esto lo hacen para sellar su unión junto a los dioses. Tienen que beberlo durante tres veces y en tres sorbos por cada vez, ya que en Asia los números impares son considerados de la fortuna, y el número tres simboliza el cielo, la tierra y el ser humano.

Cuando termina este ritual de la ceremonia, el sacerdote utiliza una vara sagrada llamada Ōnusa para bendecir a los novios. También se les da una rama de Sakaki (Cleyera japónica), una planta sagrada muy utilizada en en el shintoísmo, la cual al igual que el Ōnusa suele tener algunos papeles Shide (紙垂) atados en sus ramas, otro detalle muy característico de esta religión. Cuando termina el ritual, todos los familiares presentes beben sake como forma de enviar buenos augurios a la pareja, y el sacerdote cierra la ceremonia con unas palabras.

Foto de: kikimimi (聞き耳)

Una vez finalizada la ceremonia religiosa, los novios se preparan para el Hirou no gui (披露の儀), una celebración al estilo occidental que se hace en un salón donde van todos sus familiares y amigos. Para ese entonces los novios se cambian su ropa tradicional por la occidental y comparten un gran banquete con los invitados. Antes de esta celebración, los familiares y amigos suelen regalar dinero a los novios dentro de un sobre llamado Shugi bukuro (祝儀袋), y por supuesto, si la cantidad esta en números impares, mucho mejor.

 ¿Que te han parecido las bodas tradicionales japonesas?

 

5 comentarios



  1. Que interesante, una cultura que esta en medio de lo antiguo y lo moderno, donde le dan espacio y tiempo a cada una de sus tradiciones y luego retoman un mundo globalizado, una envidiable forma de vida. Gracias.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *