Fūrin, las campanillas de viento

Las campanillas Fūrin (風鈴) son elementos decorativos que se suelen colocar en las casas japonesas durante el verano. Se dice que su relajante sonido crea un ambiente de “frescura” en el hogar, es por eso que se acostumbra a colgarlas en ventanas, techos, puertas o cualquier otro lugar donde pase el viento.

 

Foto de: Otata DANA

Estas campanillas proceden originalmente de China, y fueron los monjes japoneses quienes las trajeron a Japón. Desde aquellas remotas épocas las campanillas fūrin se volvieron un objeto decorativo muy común en los templos y lugares sagrados, ya que se creía que su sonido alejaba a los malos espíritus.

Nagasaki fue una de las primeras ciudades de japón en donde comenzaron a fabricar estas campanillas, luego se fue extendiendo por el resto del país. Antiguamente se fabricaban de cobre o metal, pero hoy en día también se fabrican de cristal. Desde el centro de estas campanillas casi siempre pende un trozo de papel, el cual puede tener escrito varias cosas, desde una frase de prosperidad hasta el nombre de una ciudad. Así que ya sabes, si vas a Japón y quieres comprar un regalo de recuerdo, estas campanillas pueden ser una opción interesante.

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *