15 Curiosidades sobre el Aikidō

El Aikidō (合気道) es un arte marcial japonés muy popular en todo el mundo actualmente. Se trata de un arte muy filosófico, armónico y distinto, en donde no hay patadas, forcejeos ni tampoco competencias o torneos. Es un arte marcial pacifico pero a la vez sólido, que preserva las tradiciones y principios de las antiguas escuelas japonesas y la filosofía samurai. En esta oportunidad te invito a conocer un poco más sobre los conceptos de este arte con estas 15 curiosidades que veremos a continuación.

Foto de: L'oeil étranger
Foto de: L’oeil étranger

1 – Filosofía del Aikidō

El principal objetivo del aikidō es reducir al oponente sin dañarlo y sin humillarlo. Por lo tanto es totalmente correcto cuando dicen que en el aikidō se busca usar la fuerza del adversario contra sí mismo, sin atacarlo directamente. Es por eso que el aikidōka nunca iniciará el combate, ya que su técnica aparecerá sólo cuando un adversario lo intente atacar.

Práctica de aikidō - Foto de: Ignat Gorazd
Práctica de aikidō – Foto de: Ignat Gorazd

A través del ataque del adversario el aikidōka lo neutraliza volviéndose uno con él, y utilizando esa misma fuerza para reducirlo. Casi todas las técnicas son defensivas, y debido a que estas se ejecutan de tal manera, el aikidō puede ser practicado por gente de cualquier estatura, físico y fuerza. Y por eso claramente es un arte marcial que plantea la igualdad y la unión de los estudiantes.

2 – El fundador

El fundador del aikidō es Morihei Ueshiba (1883-1969), llamado respetuosamente por los estudiantes como “O sensei” (gran maestro). Fue un respetado artista marcial, que dedicó su vida al estudio de una infinidad de sistemas de combates tradicionales, incluyendo estilos de esgrima japonesa y lanza. Estuvo en el ejército, e incluso participó en la guerra Ruso-japonesa, lo cual le causó un importante despertar espiritual y una necesidad de búsqueda de paz.

O sensei junto Kurita Shihan - Foto de: Yutaka Kurita, Jason Humphrey (Fundación Aikikai), via Wikimedia Commons
O sensei junto a Kurita Shihan – Foto de: Yutaka Kurita, Jason Humphrey (Fundación Aikikai), via Wikimedia Commons

Ha sido discípulo de grandes maestros de aquellas épocas, entre ellos del maestro Sokaku Takeda del estilo Daito ryu aiki jūjutsu. Este estilo fue muy importante para él, ya que basándose en este pudo desarrollar su propio arte marcial al cual luego de un tiempo llamó Aikidō. Su constante dedicación en la difusión de las artes marciales fue reconocida muchas veces por el gobierno japonés, y ha recibido varias condecoraciones, entre ellas la orden del sol naciente. También fue un gran conocedor de las religiones y la política.

3 – Las armas

Generalmente son cuatro armas la que se usan en la mayoría de las escuelas de aikidō. Una de ellas es el bokken: una réplica de katana en madera. Luego está el : un palo de aproximadamente 1.20m de largo, y el tantō: una réplica de espada corta o cuchillo. Por último está el wakizashi: una réplica de katana en madera un poco más corta que el bokken.

4 – El uniforme de práctica

Para la práctica del aikidō los estudiantes visten con un keikogi. Se trata de una ropa de entrenamiento de color blanco que se utiliza en muchas otras artes marciales japonesas como el karate o el judō. El keikogi se compone por una chaqueta (Uwagi), un pantalón (Zubon) Y por ultimo un cinturón (Obi) que se ata por la cintura sobre el Uwagi. Los practicantes avanzados que tienen el cinturón negro visten además una hakama, que es un pantalón abombado típico como los que usaban los samuráis.

5 – La etiqueta y saludos

Hay todo un protocolo a la hora de ingresar al dojo para practicar aikidō. Esta etiqueta es enseñada a los estudiantes desde su primer día de entrenamiento. Por ejemplo, al ingresar al tatami (piso acolchonado de práctica) se debe entrar sin zapatos y hacer un saludo hacia el lugar donde se encuentra el retrato de O sensei (kamiza). Luego, antes de comenzar la práctica, todos los estudiantes deben sentarse en seiza alineadamente uno al lado de otro y hacer la ceremonia de saludos. Para esto, el profesor hace una reverencia hacia el kamiza diciendo “Shomen ni rei”, y los alumnos hacen una reverencia de la misma forma. A partir de ese saludo comienza la práctica. Algunos pasos varían según la escuela, por ejemplo, en algunas escuelas los profesores no dicen “Shomen ni rei”, sino que directamente hacen una reverencia. También hay otras escuelas en donde dan una reverencia y dos aplausos como respeto al kamiza al inicio y al final de las clases.

Foto de: Ignat Gorazd
Foto de: Ignat Gorazd

También hay ciertas normas a tener en cuenta en el dojo. Por ejemplo, nunca se debe dar la espada al kamiza, ni tampoco se pueden tener conversaciones personales dentro del tatami. En la mayoría los dojos son muy exigentes con la higiene personal (uñas cortas, pies limpios, keikogi limpio). Tampoco se puede tutear al profesor o hablarle de una manera muy coloquial, incluso si se tratase de un familiar o conocido. Hay muchas más reglas como estas, y otros saludos y formas de cortesía que el practicante va aprendiendo con el tiempo y durante el entrenamiento.

6 – Seminarios y demostraciones

En aikidō no hay torneos ni competencias, ya que estas van en contra de sus fundamentos. Sin embargo, usualmente las organizaciones y dojos dan seminarios o incluso demostraciones abiertas al público donde participan uno o varios sensei invitados para enseñar distintas técnicas. Estos seminarios son una buena oportunidad para difundir el arte y para que los practicantes puedan entrenar con estudiantes de otras escuelas.

7 – Críticas externas y falsas creencias

El aikidō es un arte marcial muy criticado por la gente que no comprende muy bien sus principios o por aquellos que nunca lo ha practicado por un buen tiempo. Al tratarse de un arte marcial pacífico, muchos practicantes de otros sistemas de combate tildan a este arte como “poco efectivo” o “poco realista”. En muchas ocasiones han cuestionado las prácticas, diciendo que las técnicas y los movimientos de los estudiantes están “coreografiados”.  Bueno… si los ataques que practican los principiantes no estarían marcados previamente, y si cada cual atacaría como quisiese, se lesionarían constantemente y no aprenderían a reaccionar ante distintos golpes o agarres, ¿no? Tratándose de un arte marcial que contiene muchas luxaciones, llaves e inmovilizaciones es mucho más seguro saber cómo nos va a atacar nuestro compañero y como debemos responder a ese tipo de ataque. Además, de esta manera se logra el perfeccionamiento y el aprendizaje de cada movimiento, técnica y de las mismas caídas.

Foto de: Ignat Gorazd
Foto de: Ignat Gorazd

Todas las artes marciales son efectivas en sí, y la efectividad de cada una depende exclusivamente del practicante. En aikido (así como en otros sistemas japoneses) se practica con conciencia y seguridad. Y lo que hace que desde afuera se lo vea como un arte marcial “suave” es simplemente el hecho de que no es un sistema violento, no hay competitividad y no hay lugar para exhibicionismos. Aunque los que hemos practicado por varios años sabemos que a la hora de la verdad de suave tiene muy poco.

8 – Estilos y escuelas

Si bien el aikidō es uno solo, hay varias escuelas que fueron creadas por grandes maestros (la mayoría discípulos directos de O sensei) que tienen un estilo mínimamente distinto. La diferencia no es abismal, pero entre los estilos más importantes o conocidos podemos encontrar está el estilo Yoshinkan del gran maestro Gozo Shioda. O el Iwama Ryu del sensei Morihiro saito, cuyo estilo muchos los proclaman como el “estilo tradicional”.

Por otra parte también está la escuela “Yoseikan”, cuyo estilo fue desarrollado por Minoru Mochizuki. También por supuesto está el estilo “Aikikai”, que fue creado por el hijo de O sensei. Sin embargo vuelvo a repetirlo: hay muchas escuelas, y cada una tiene sus mínimas diferencias, pero en general la esencia del arte marcial es la misma en cada una de estas.

9 – Películas y documentales sobre el Aikidō

Hay varias películas de aikidō, pero entre las más conocidas y recomendables está “El poder del Aikidō”. Se trata de un film basado en la juventud de O sensei en el cual muestra de una manera bastante resumida como fue su entrenamiento y como llegó a fundar el aikidō. También hay otra película que recomiendo mucho, la cual se llama “Aiki”. Trata sobre un joven boxeador que al sufrir un accidente y quedar discapacitado, termina estudiando en un dojo de aikido donde va aprendiendo la filosofía de este sistema lentamente mientras sufre muchos problemas en su vida. Eso sí, los hechos suceden muy de apoco, así que hay que ver esta película con mucha paciencia, ya que lo bueno empieza casi en la mitad. También hay algunos documentales bastante interesantes. Uno de ellos es “Artes letales – Aikidō” de National Geographic. En este documental aparecen grandes maestros del aikidō y se muestran tanto sus conceptos filosóficos como su historia, e incluso como es el aikidō en la práctica. Por otra parte hay otro documental llamado “Espíritu samurai: Aikidō”, en el cual un practicante de karate visita dojos donde aparecen otros maestros de distintas escuelas.

10 – El linaje Ueshiba

En aikidō existe un título hereditario llamado “Dōshu” (líder), el cual va siendo transmitido de generación en generación a los sucesores de la familia de O sensei para ocupar el cargo de líder de la organización mundial del aikidō. Tras la muerte de O sensei en 1969, su hijo Kisshōmaru Ueshiba sucedió el cargo como líder mundial del aikidō hasta el día de su muerte en 1999. Luego quién pasó a ser el nuevo dōshu del aikidō fue su hijo Moriteru Ueshiba, quien actualmente está en el cargo. Se espera que en el futuro el cargo sea sucedido por Mitsuteru, el bisnieto del fundador del aikidō e hijo del actual líder.

11 – Sistema de grados

Al igual que en la gran mayoría de las artes marciales japonesas, en el aikidō se utiliza el sistema de grados Kyū para distinguir el nivel de los estudiantes. Si bien pueden variar en algunas escuelas, en general la estructura de grados es la siguiente:

6to Kyū (Equivalente al cinturón blanco)

5to Kyū (Equivalente al cinturón amarillo)

4to Kyū (Equivalente al cinturón anaranjado)

3er Kyū (Equivalente al cinturón verde)

2do Kyū (Equivalente al cinturón azul)

1er Kyū (Equivalente al cinturón marrón o negro según la escuela)

En algunas escuelas el 1er Kyū equivale al cinturón negro, y 6to Kyū al cinturón blanco con puntas amarillas. Si bien en la mayoría de los dojos de aikidō todos los estudiantes usan un cinturón blanco hasta llegar al cinturón negro, también hay escuelas en donde usan cinturones de colores como en karate y jūdō.

Luego del sistema de grados kyū le sigue el sistema de grados “Dan”, que van del 1er dan al 10mo dan.

“A los estudiantes con grados Kyū se les llama Mudansha, y los que tienen grados Dan se los llama Yudansha

Luego, dentro de los grados dan también están las siguientes jerarquías:

Fuku Shidoin (Profesor asistente o tutor)

Shidoin (Instructor)

Shihan (Maestro de maestros)

Este último es un título honorífico para aikidōkas de gran trayectoria en el arte marcial que por lo menos tienen el 6to dan.

12 – Influencias de otras artes

Como te mencioné antes, el aikidō se desarrollo principalmente en base al estilo Daito ryu de Sokaku Takeda. Sin embargo, en aikidō no solo se encuentran las influencias de este estilo en particular, sino que también contiene muchas influencias del jūjutsu (sistema de defensa sin armas), kenjutsu (esgrima japonés), jōdō (sistema de combate con palos) y de sojutsu (sistema de combate con lanzas), entre otras variantes.

Y justamente estos sistemas pertenecen a las artes marciales antiguas de Japón, por lo que no sería raro decir que el aikidō preserva las distintas bases de los sistemas de combate samurai. También cabe destacar que O sensei fue modificando cada una de estas influencias en las técnicas a una versión más pacífica para adaptarlas al aikidō.

13 – Aikidō en la policía

Desde la década del 60 la fuerza policial de Tokio incluyó la práctica de las técnicas del aikidō en su entrenamiento, y el estilo más practicado dentro de fuerza es el Yoshinkan aikidō del gran maestro Gozo Shioda (1915-1994).

14 – Uke y Nage

Para practicar técnicas en aikidō se precisa de dos personas. Un estudiante que realice el ataque (Uke) y otro que ejecute la técnica deproyección (nage).  Estos dos roles se intercambian varias veces durante la práctica y de esta manera se van aprendiendo las técnicas.

15 – Características de las técnicas

En el aikidō se utilizan técnicas defensivas de inmovilizaciones, palancas y proyecciones. Muchas se hacen con un “atemi” (golpe) para desequilibrar al atacante. También se practican técnicas con armas tradicionales como las que mencioné en el punto 3, y se entrena para aprender a caer correctamente sin lesionarse. Por otra parte las técnicas van acompañadas de distintos desplazamientos que sirven esquivar el ataque del oponente y entrar en su centro para inmovilizarlo o proyectarlo.

¿Que te han parecido estas curiosidades? ¿Te gustaría practicar este arte marcial?

Si te gustó este artículo compártelo en tus redes sociales favoritas para que otras personas puedan leerlo. 😉

12 comentarios


  1. Hola Darío, Quiero felicitarte por el artículo de Aikido, está muy bueno y pienso le será muy útil a personas que se interesen no solamente en Aikido también en los distintos aspectos de la Cultura Japonesa. Lo subiré a mi página.
    Dirijo una escuela en la ciudad de Córdoba desde hace 33 años y practicamos Aikido Aikikai.
    Cordialmente.
    Raúl Marcial Medina.

    Responder

    1. Gracias Raúl. Espero que sea útil para muchas personas interesadas en este espléndido arte! 😉

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *