10 Datos perturbadores del periodo Edo

El periodo Edo (1603 – 1868) fue una época fascinante que sirve de inspiración para muchas películas repletas de samuráis, honor, bonitos kimonos y un gran abanico de cultura japonesa que nos encanta. Pero a pesar de ser una de las épocas más magnificas de la historia japonesa, en el periodo Edo no todo era color de rosa. Es por eso que en esta entrada te invito a conocer 10 datos perturbadores sobre la vida en esta época del antiguo Japón.

Foto: Ryosuke Yagi

1- Cualquiera podía ejercer la medicina

¿Te imaginas un mundo en el que cualquiera pueda ser médico sin siquiera estudiar? ¡Sería un peligro! Sin embargo, en el lejano Japón del periodo Edo esto era una realidad. Cualquier persona sin importar sus conocimientos previos podía ejercer la medicina. Y si esa persona era competente y ganaba experiencia en la profesión, se volvía muy respetada y se le daban beneficios que a la gente normal no. Por ejemplo; usar vestimentas de buena calidad y viajar a la casa de sus pacientes en un elegante palanquín semejante a los de la clase samurái, cuyo servicio también iba a cargo de sus pacientes.

Foto: Japanexperterna

Por supuesto que al ejercer como médicos sin tener conocimientos en el tema seguramente se cometían muchos errores. Eran muy pocos los que realmente tenían un conocimiento basto sobre la medicina de aquel  momento, por ende ya puedes imaginarte los diagnósticos “por intuición” que le daban estos doctores a sus pacientes. Lo más injusto de todo quizás es que sus servicios eran tan costosos, que la gente común no podía pagarlos ni aunque vendiera su mejor kimono.

2- Baños con poca privacidad

En el periodo Edo eran muy comunes los baños públicos, ya que en las grandes ciudades la gente vivía en las “Nagaya”, unas viviendas colectivas que estaban pegadas una al lado de la otra, en donde no se permitía tener un baño propio. Al no estar permitido tener un baño, toda la gente no tenía otra que ir a los desagradables baños comunales llamados “Sōkōka”.

Foto: T-Ohashi

Estos baños eran como unas pequeñas casas con muy poca privacidad, ya que el lugar tenía ventanas por donde cualquiera podía observar y además una puerta baja que por donde se podía ver la mitad del cuerpo de la persona que estaba dentro. Pero lo peor se podía encontrar una vez que se entraba a estos baños. Los sōkōka tenían un agujero en el piso donde la gente debía ponerse de cuclillas con mucho cuidado de que el kimono no toque el suelo. Por supuesto que eso no era nada si lo comparamos con los olores que había permanentemente en ese pequeño espacio.

3- Pruebas de corte en cuerpos de criminales

Esta es quizás una de las cosas más perturbadoras del periodo edo. Durante esta época surgió una práctica que consistía en probar el filo de las nuevas espadas cortando cuerpos sin vida de criminales. Suena muy impresionante, y así lo era. Cuando un herrero de katanas fabricaba una para alguien importante, antes de entregarle la espada se la daba a algunos espadachines expertos para que hagan esta prueba de calidad y así comprobar si el arma estaba lista para entregarse.

Foto: Heibonsha, vía Wikimedia Commons

Estas pruebas estaban perfectamente avaladas por el gobierno de aquellos tiempos, y solo se hacía por guerreros expertos dentro de la clase samurái. Pero por supuesto, con el paso del tiempo esta práctica se abolió, y en lugar de hacer pruebas en criminales se comenzaron a hacer sobre manojos de esteras de bambú.

4- Hijas a cambio de dinero

En el periodo Edo cuando alguien contraía una gran deuda y era evidente que no iba a poder pagarla, ya sea voluntaria o involuntariamente terminaban vendiendo a sus hijas, que casi siempre después eran enviadas a los burdeles. Ya sea por no haber pagado los carísimos impuestos o por haber quedado en quiebra, para las familias comunes de aquellos tiempos la única y lamentable forma de sacarse todos los problemas financieros de encima era entregando a una de sus hijas.

Foto de: Doronko

Las niñas eran llevadas a los barrios de placer o con algo de suerte a algún albergue de geishas donde serían sirvientes hasta que el total de su deuda fuera pagada, o hasta que venciera su contrato. La mayoría de estas niñas lamentablemente terminaban en los barrios rojos en donde serían sirvientes de las prostitutas, y una vez que cumplían cierta edad terminaban convirtiéndose en una de ellas.

5- Partos  complicados

En el antiguo Japón del periodo Edo, los partos eran muy distintos a lo que son en nuestros días. Cuando una mujer estaba por parir, era muy común que la llevaran a una sala especial de partos que había en cada pueblo, donde varias señoras la asistían para tener su hijo. Cuando la mujer llegaba a esa sala de partos, la hacían sentarse en un almohadón especial y hacer fuerza tirando de una cuerda que estaba atada en el techo. Sí, puede sonar extraño, pero ¡las mujeres de esa época parían a su hijo sentadas!

Foto: Ryosuke Yagi

A las cuerdas que ataban en los techos de las salas de partos se las conoce como “Chikarazuna”, y se usaban para que las mujeres puedan ayudarse haciendo fuerza tirando de la misma en el momento de parir. Lamentablemente, a veces por la falta de higiene o por no estar tan avanzada la medicina en aquellos tiempos, muchas mujeres perdían la vida tras el parto. Por otra parte, otro dato bastante desalentador es que en aquellas épocas la tasa de mortalidad infantil era extremadamente alta. La falta de higiene adecuada, las enfermedades y ciertos productos como maquillajes que se usaban en aquellos momentos (que hoy se sabe que eran nocivos para la salud) complicaban bastante las condiciones de vida.

6- Castigos severos

Si bien el periodo Edo fue una época realmente pacifica, los castigos hacia los delincuentes o hacia las personas que cometían una equivocación grave eran sin lugar a dudas bastante extremos. Desde guerreros de renombre hasta aldeanos comunes, había castigos para toda la gente sin importar su clase social. Los guerreros samurái que cometían un delito, debían quitarse la vida por si mismos cometiendo seppuku, o más conocido en occidente como “Harakiri”. Sin embargo, la gente común no tenía permitido hacer esto, sino que se les castigaba de las formas más horribles que te puedas imaginar.

Foto: Alyson Hurt

Si te través a cometer tan grave delito perderás la cabeza” era quizás un consejo común en aquellos tiempos para aquel que tenía la osadía de intentar hacer algo malo, como robar, matar, o desobedecer alguna norma. Los castigos más severos eran la decapitación, pero a los delincuentes más osados les esperaba la crucifixión o torturas en público que tenían toda la aprobación de la opinión del pueblo.

7- Abundantes incendios

En el antiguo Japón del periodo Edo la gente usaba el fuego en muchos momentos del día a día. El fuego era indispensable para iluminar las casas en la noche, para calentarse y para cocinar. Por ende, no es difícil imaginarse que en un descuido podría desatarse un incendio muy fácilmente. En esta era de Japón han ocurrido más incendios de lo que nos podemos imaginar. Ha habido incendios tan complicados que han avanzado por toda la ciudad de Edo, y de ahí se la ganó el nombre de “La ciudad de los fuegos”.

Foto: Joi Ito

Al ser tan frecuente el problema de los grandes incendios, el gobierno de aquella era fue tratando de organizarse para darle una solución a esto. Muchos hombres de la clase samurái y voluntarios comenzaron a hacer de bomberos, y se empezó a concientizar a la gente para evitar estos desastres. Hasta comenzaron a turnarse con la gente de cada ciudad para que siempre haya una persona caminando por los barrios durante la noche recordando a la gente que preste atención con lo que estén haciendo con el fuego. Esto se ve muy a menudo en películas inspiradas en este periodo.

8- La pesadilla de ir al dentista

Como he mencionado más arriba, en el periodo Edo cualquiera podía ejercer la medicina sin tener una preparación formal. Por lo tanto podrás imaginarte que los dentistas de aquella era también eran personas sin estudio alguno que iban aprendiendo y perfeccionando su profesión sobre la marcha. No había medicamentos que tengan una acción rápida para el dolor de muela, y por supuesto, si se les afectaba un diente no quedaba otra que llamar a uno de estos dentistas para sacárselo sin anestesia.

Foto: Japanexperterna

La gente de aquella época tenía dos opciones; Cuidar muy bien de su salud dental, o dejarse estar y luego tener que sufrir por una dolorosa extracción de dientes sin anestesia alguna. Nadie quería tener que pasar por eso, así que los más precavidos buscaban la forma de mantener sus dientes bien limpios y en buen estado. Ya existían los cepillos de dientes, se llamaban “Fusayōji”, y se trataba de una fina vara de madera que tenía una especie de algodón en la punta con el que se cepillaban los dientes, poniéndole alguna hierba o medicina natural para mantener la buena salud de los dientes.

Foto: Shimabara Tayuu

También estaban los que no seguían ninguna de las dos opciones, y directamente dejaban sus dientes sin limpieza alguna hasta que el dolor los mandaba a llamar al dentista, casi siempre un respetado médico con mucha “intuición” y paciencia que se trasladaba hacia la casa del paciente y cobraba grandes sumas de dinero. Eran tan caros los servicios médicos que la gente común buscaba la forma de conseguir medicinas que les ayuden a calmar un poco el dolor, pero estas eran también tan costosas que la mayoría de la gente común no tenía otra que ir al santuario a pedirle a los dioses para que ese diente deje de doler.

9- Esperanza de vida

En aquellos tiempos del antiguo Japón la esperanza de vida era realmente corta. ¡En el periodo Edo la esperanza de vida era de 55 años! Y solo eran muy pocos los que pasaban de esa edad. La medicina de poca calidad, la tasa altísima de mortalidad infantil y la precaria higiene que muchas veces terminaba en enfermedades daba esto como resultado.

Foto: Japanexperterna

Por lo tanto, podemos hacernos la idea de que en aquellos tiempos la vida era un poco más acelerada. Si tenías 50 años te consideraban como una persona de edad avanzada. Las mujeres ya se casaban a los 16 años, y ya para los 20 habrían tenido varios hijos.  Pasados los 20 años ya eran consideradas como mujeres maduras.

10- Indudable diferencia de clases

En el periodo Edo la diferencia de clases sociales era muy evidente, y el trato que tenía cada persona muchas veces iba a depender de esto. La clase samurái, los agricultores, granjeros, comerciantes, artesanos y plebeyos. Algunas cosas estaban reservadas únicamente para la aristocracia. Un ejemplo de esto era educación. Solo los hijos de familias de la alta clase podían ir a una escuela formal.

Terakoya – Foto: Wikimedia Commons

Los niños que venían de familias comunes no tenían acceso a esta educación, por lo que tenían que ir a las Terakoya, unas instituciones improvisadas que se hacían dentro de los templos, en las cuales los niños aprendían a leer, escribir y hacer cálculos matemáticos para poder gestionar sus negocios en el futuro.

Palanquín – Foto: Tanaka Juuyoh

La medicina es otro punto que vale la pena citar. Como mencioné antes, los precios de las medicinas y de la consultas con los médicos eran exorbitantes, por lo que a penas la clase alta podía costearse un tratamiento. Por otra parte la vestimenta, el corte de pelo, y hasta incluso los medios de transporte eran diferentes según la clase social. Los palanquines en los que viajaba la gente común no tenían ni la mitad de la calidad que tenían los que usaba la nobleza.

Como podrás ver, el periodo Edo tuvo sus grandes contrastes. Más allá de haber sido una época importantísima en el desarrollo de la cultura japonesa, también tuvo sus cosas perturbadoras, y conociéndolas en detalle nos podemos imaginar que la vida de aquellos tiempos no habría sido muy sencilla.

¿Hay algún dato que te haya sorprendido? Cuéntamelo en los comentarios.

 

Referencias: 

江戸時代のトイレ事情~糞尿は農家に売っていた

江戸時代の出産が超命がけ

Fires in Edo

日本が長寿国になったのは戦後になってから

力綱 チカラヅナ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *